Veröffentlicht am Schreib einen Kommentar

Espigas en perros, cómo prevenirlas y qué hacer si se le clavan a tu perro

espigas en perros

Las espigas son, junto con pulgas, garrapatas y otros insectos, uno de los peligros a los que se enfrentan los perros en verano. Con el calor se secan y se desprenden, lo que unido a su forma de flecha hace que se claven con facilidad en nuestra mascota.

La nariz, las orejas, los ojos y las patas y zonas con más pelo, como las axilas, son las partes del cuerpo en las que es más fácil que se claven las espigas. Después de los paseos por el campo es muy importante revisar estas zonas y, caso de que veamos una espiga, retirarla antes de que produzca una herida y su posterior infección.

Estate al tanto si observas algunos de estos síntomas:

  • tu perro camina de forma anormal, cojea o de pronto se pone muy nervioso
  • si estornuda o moquea ininterrumpidamente, intenta rascarse la nariz y observas que le pica.
  • si sacude su cabeza continuamente y observas que algo le molesta en el oído
  • se lame de forma insistente una parte concreta del cuerpo

Las espigas, con su forma de arpón, están diseñadas para adherirse eficazmente a agentes externos y así facilitar su propagación. El problema es que debido a esta forma flechada, una vez que se clavan en la piel del perro, se van incrustando más y más. En los casos más graves puede ser necesario incluso la cirugía para extirpar las espigas que hayan quedado alojadas debajo de la piel.

Cómo quitar las espigas en perros

Si la espiga está solo ligeramente clavada (no ha llegado a introducirse la parte abierta de la espiga) y no existe inflamación podemos retirarla nosotros mismos con la ayuda de unas pinzas previamente desinfectadas.

Además, si observamos que la zona está inflamada o que la espiga está clavada en profundidad y/o se encuentra en alguna zona delicada, como los ojos o el interior de los oídos debemos acudir al veterinario cuanto antes.

En el caso de que la espiga esté clavada de forma superficial se recomienda utilizar algún producto reparador. En el caso de que estuviese clavada en la zona de las almohadillas puedes utilizar el Bálsamo natural para almohadillas de Disane. Hidrata, calma y repara heridas, molestias e hinchazón de esta zona y gracias a sus ingredientes naturales no es tóxico para tu perro en caso de que se lama. Eso sí, ten en cuenta un truco: aplícalo aprovechando que tu mascota duerme para mejorar la penetración del producto. Así evitamos que se ponga de pie o que se lama las patas nada más aplicarle el bálsamo.

A la hora del baño puedes recurrir al Champú natural con aloe vera de Disane, especialmente recomendado para perros con heridas superficiales como las que provocan las espigas. Tiene propiedades antisépticas y cicatrizantes que te ayudarán a limpiar a tu mascota una vez extraídas las espigas, previniendo así las infecciones.

Consejos para prevenir las espigas en perros

Si puedes, evita los paseos en las zonas en las predominan las espigas, al menos durante los meses más cálidos que es cuando las espigas se secan y se convierten en un peligro para nuestros perros.

Las espigas verdes no se desprenden de la planta y no suelen suponer un problema, a diferencia de las espigas secas de color amarillo.

Las espigas son más difíciles de detectar en los perros de pelo largo, por lo que se recomienda cortarles el pelo en verano. O al menos la zona alrededor de los ojos y los oídos, la interdigital así como la de las patas y las axilas, donde se acumula más pelo. De no hacerlo, es importante que cepilles a tu perro cada día, sobre todo después de las salidas en el campo.

Para facilitar el cepillado puedes recurrir al Champú Revitalizante Natural para perros de pelo largo o al Champú Acondicionador Natural si tu perro tiene el pelo rizado. Ambos champús de Disane desenredan el pelo del perro evitando los nudos y enredones, que pueden convertirse en nidos de parásitos y anclajes perfectos para las espigas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *