Posted on Leave a comment

Cistitis en perros, común en verano. Síntomas y tratamiento

cistitis en perros

La cistitis en perros es una enfermedad muy común que en algunos casos llega a confundirse con un problema de conducta. Si observas que tu perro orina en casa y no es capaz de controlarse tendrás que descartar en primer lugar que no haya una infección de orina.

En verano, debido al aumento de las temperaturas proliferan las bacterias, además de que cambiamos los hábitos por las vacaciones, el buen tiempo…etc. Todo esto hace que sea la época ideal para el desarrollo de la cistitis en perros.

La cistitis o infección urinaria se ocasiona cuando un agente infeccioso “invade” el sistema unitario del perro, produciéndose la inflamación de la vejiga. Al igual que en los humanos, las infecciones pueden producirse de forma aislada o ser recurrentes a lo largo de la vida del perro. Son más frecuentes en las hembras que en los machos ya que su uretra es más corta.

La forma más común en la que las bacterias acceden al sistema urinario es desde los intestinos. Las bacterias colonizan la piel que recubre la zona del ano para desde allí desplazarse a la uretra y llegar a la vejiga.

  • Otros factores que pueden producir las cistitis en perros son:
  • los tumores de vejiga y su tratamiento con quimioterapia
  • las piedras en la vejiga, que pueden derivar en una infección
  • medicación que debilite el sistema inmunitario del perro
  • diabetes, que eleva el nivel de glucosa en sangre facilitando la proliferación de bacterias
  • malformaciones congénitas

Síntomas de la cistitis en perros

La manifestación más clara de la cistitis es un aumento en la frecuencia miccional. El perro orinará muchas veces pero muy poca cantidad y lo hará sin control y en sitios no habituales, con la pérdida de gotas de orina por toda la casa. En ocasiones la orina estará acompañada de sangre o será de color oscuro.

Otros de los síntomas es la hiperactividad (ocasionada por las ganas de miccionar), las molestias, el dolor y el escozor al orinar, que hará que el perro se queje y llore. También habrá que estar al tanto si observamos que se lame continuamente sus zonas genitales o si adopta posturas extrañas en el momento de orinar. Todas estas molestias pueden ir acompañadas de apatía y abatimiento.

Ante la presencia de uno o varios de estos síntomas se recomienda acudir al veterinario. Este determinará la presencia de la enfermedad y el tratamiento a seguir, habitualmente con antibióticos.

Para diagnosticar la cistitis habrá que hacer un análisis y un cultivo de orina o bien se puede hacer un diagnóstico por imagen, habitualmente mediante una ecografía.

Cómo prevenir la cistitis en perros

La mejor forma de prevenir la cistitis en perros es llevar al día la cartilla de vacunas y mantener una higiene adecuada de nuestra mascota con baños regulares. También es importante bañarlo si se ha ensuciado mucho tras un paseo, aunque no le toque todavía.

Se recomienda también que el perro beba agua con regularidad. Por ello es importante poner a su disposición en todo momento agua fresca y limpia. Además, debemos evitar que nuestro perro beba de aguas estancadas o sucias.

Si a pesar de estos cuidados nuestra mascota contrae una infección de vejiga, puedes recurrir al empapador para perros reutilizable de Disane. Proporciona a tu perro una opción donde poder orinar en casa cuando no pueda esperar a la hora del paseo. Te ayudará a mantener tu casa limpia, absorbiendo la orina y neutralizando su olor.
El empapador tiene una base antideslizante para evitar que se desplace y puedes lavarlo en la lavadora.

Está formado por cuatro capas de protección para asegurar la absorción de la orina rápidamente y sin fugas. Evita manchas en el suelo, muebles…etc. ya que no traspasa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *