Posted on Leave a comment

Cómo saber si tu gato está estresado

gato estresado

Los gatos necesitan sentirse seguros en su entorno para evitar el estrés. Una mudanza, obras en casa, la llegada de un bebé… Muchas son las razones que pueden estesar a tu gato. Las analizamos y te damos algunas pautas para prevenir el estrés.

El estrés es la respuesta a lo que el gato detecta como una amenaza o un riesgo. Este peligro hace que segregue determinadas hormonas para mantenerse alerta; si la situación que ha activado el estrés no se resuelve, diremos que el gato está estresado.

En función del motivo que produce el estrés actuaremos de una forma u otra. Por ejemplo, si se produce por la llegada de un bebé a la familia, procuraremos dedicarle más tiempo de juego y atención. Si se debe a un cambio de casa, procura tener todo recogido para que el gato pueda acceder de forma fácil a su arenero y comedero.

Repasamos los síntomas que pueden ocultar un cuadro de estrés, sus causas y te damos algunos consejos para prevenir estas situaciones.

Cinco síntomas del estrés en tu gato

  • Se muestra agresivo, bufa, muerde araña…
  • Tiene un comportamiento compulsivo, se lame continuamente y es propenso a la autoagresión.
  • Hace sus necesidades fuera del arenero. Marca las paredes y los muebles con orina
  • Come menos o come objetos extraños, como telas
  • Abre continuamente la boca

Si el estado de estrés se mantiene en el tiempo puede derivar en enfermedades, habitualmente relacionadas con el aparato respiratorio, urinario o gastrointestinal.

Causas frecuentes de estrés en el gato

  • Cambios en las rutinas del hogar
  • Ausencia de areneros o comederos
  • Entorno sin estímulos
  • Inmovilizaciones forzosas
  • Conflictos y/o castigos
  • Aislamiento o hacinamiento, etc.
  • El celo en las gatas también suele ser un motivo de estrés.

Consejos para prevenir el estrés

Para prevenir el estrés en tu gato es importante que procures que se sienta seguro en su entorno, con un espacio tranquilo y aislado. Asimismo, ten a su disposición el arenero y el comedero, y que estos estén limpios.

Tienes que habilitar un entorno estimulante, en el que pueda jugar y moverse, que tenga rascadores, elementos de juego, etc.

Procura socializar pronto a tu gato. Cuida su alimentación y visita regularmente al veterinario para que vigile su estado de salud

Ten presente que si tienes que introducir algún cambio, como cambiar la zona en la que tiene su arenero, por ejemplo, deberás hacerlo de forma progresiva.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *