Posted on Leave a comment

Los problemas más comunes en las almohadillas de los perros

almohadillas de los perros

Las almohadillas de los perros hacen las funciones del calzado en los humanos. Amortiguan la pisada de nuestra mascota, protegiendo sus huesos y articulaciones. Superficies duras como el asfalto, exceso de ejercicio, quemaduras y traumatismos pueden producir heridas en las almohadillas. Te damos algunos consejos para prevenirlas.

Son muchas las razones por las que es importante vigilar el estado óptimo de las almohadillas de los perros. Además de amortiguar el peso de nuestra mascota, le protegen del calor, ayudándole a equilibrar su temperatura corporal.

Estos son algunas de los problemas más comunes:

  • Heridas por erosión. Desgaste de las almohadillas de los perros producidas por superficies excesivamente duras, como el asfalto o el hielo.
  • Exceso o defecto de ejercicio físico. El exceso produce desgaste y el defecto hace que las almohadillas se ablanden.
  • Quemaduras. El calor del asfalto o el hielo pueden quemar las almohadillas.
  • Traumatismos. Astillas, cristales u otros objetos punzantes pueden producir heridas y cortes en las plantas de nuestra mascota.
  • Hiperqueratosis o engrosamiento de la piel relacionado con enfermedades como la leishmaniosis y la parvovirosis. Es más frecuente en perro obesos y de edad avanzada.
  • Heridas por espigas. Las espigas pueden introducirse entre los dedos del perro y migrar a otras partes del cuerpo produciendo un trayecto fistuloso. Estas heridas requieren la intervención del veterinario. Para prevenirlas después de pasear con nuestra mascota, sobre todo por el campo, deberemos revisar sus almohadillas.

Cómo prevenir las heridas en las almohadillas de los perros

Dado el importante papel que desempeñan, te damos algunos consejos para proteger las almohadillas de tu mascota:

  • Evita los paseos en las horas centrales del día durante el verano y evita que el perro corra demasiado tiempo sobre superficies heladas o con nieve en invierno.
  • Trata de no sacar a tu mascota en zonas en las que haya objetos punzantes en el suelo.
  • Procura que tu mascota haga ejercicio físico a diario, aunque de forma moderada. Intenta que se acostumbre de forma progresiva a paseos y carreras
  • Usa productos específicos para hidratar y reparar las almohadillas de tu mascota dirigidos a calmar y reforzar esta zona. La hidratación es muy importante sobre todo cuando hace mucho frío o mucho calor. Puedes utilizar el Bálsamo Disane para almohadillas.  Puedes aplicarlo tantas veces como quieras. Está hecho a base de productos naturales, lo que hace que sea totalmente seguro para tu mascota aunque se lama tras la aplicación y además respeta su pH.
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *