Posted on Leave a comment

Mi gato está triste ¿qué le pasa?

gato está triste

Si observas que tu gato está triste, decaído e inapetente, lo primero que tienes que hacer es determinar las causas. Te damos algunos consejos para identificar los síntomas y lograr que tu gato recupere su estado anímico.

A pesar de lo que cree la mayoría de la gente, los gatos son muy susceptibles a los cambios desde el punto de vista anímico. Si tu gato está triste esto puede deberse a diferentes motivos, lo primero que has de hacer es identificarlos y actuar en consecuencia.

Detrás de esta tristeza pueden estar diferentes causas:

  • La llegada de un bebé o de una nueva mascota a la familia.
  • Un cambio de domicilio. Los gatos son animales territoriales y cualquier cambio en su entorno les afecta enormemente.
  • La pérdida de una persona allegada.
  • Un episodio que haya supuesto estrés o ansiedad para tu gato.
  • La presencia de una enfermedad no detectada, como una infección o una anemia. Si observas que su estado se alarga en el tiempo es recomendable que acudas al veterinario para que descarte una posible enfermedad.

La tristeza en los gatos suele ir acompañada, al igual que en los humanos, por signos de apatía, inapetencia y decaimiento.

También puede variar su comportamiento, pasando más tiempo escondido tras el sofá o debajo de la cama, o dejando de usar el arenero para hacer sus necesidades y descuidando su aseo.

Otros de los síntomas de la depresión en los gatos es el aumento en las horas de sueño y las pocas ganas de comer, de jugar o de relacionarse. Asimismo, puede mostrarse más irritable, maullando más de lo habitual o arrancándose pelo.

Consejos a seguir si tu gato está triste

Si quieres ayudar a tu gato a superar esa tristeza ten en cuenta estos consejos:

  • Dedica un tiempo cada día a estimularle a través de actividades que le gusten, como por ejemplo cepillarle o jugar con él al sol.
  • Invierte al menos 30 minutos diarios a jugar con tu gato.
  • Evita los gritos y usa un tono cordial y afectuoso. Acaríciale y demuéstrale tu cariño.
  • Pon a su alcance elementos que puedan distraerle y despertar su atención (rascador, juguetes como pelotas o peluches, cajas…)
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *