Publicado el Deja un comentario

Cómo limpiar el arenero de tu gato

Cómo limpiar el arenero de tu gato

Los gatos dan mucha importancia a su higiene y tienen muy desarrollado el sentido del olfato. Por ello, si queremos que utilicen el arenero deberemos mantenerlo limpio y libre de olores. ¡Te damos algunos consejos para limpiar el arenero de tu gato!

A la hora de limpiar el arenero de tu gato es muy importante elegir la bandeja adecuada. Para hacerlo, deberemos tener en cuenta el tamaño de nuestra mascota. Se recomienda que la largura de la bandeja sea superior al tamaño del gato para que pueda moverse en ella con comodidad.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es la profundidad de la bandeja. Debe permitir introducir en ella entre 3 y 5 centímetros de arena y que quede el suficiente margen para que la arena no se caiga fuera con los movimientos de nuestro gato.

En lo que respecta a la frecuencia con la que debes limpiarlo, se recomienda retirar los excrementos sólidos a diario. Puedes hacerlo utilizando una pala o un rastrillo específicos para limpiar el arenero de tu gato.

La frecuencia de renovación de la arena dependerá del tipo y cantidad de arena, del número de gatos que lo utilizan y de su tamaño.

En el caso de la arena aglomerante (fabricada con minerales arcillosos con propiedades absorbentes) se recomienda cambiarla entre una y cuatro semanas. Para la arena no aglomerante es aconsejable renovarla al menos dos veces por semana.

La principal ventaja de las arenas aglomerantes es que los minerales que contienen (como la bentonita) hacen que permiten absorber el líquido y este se convierte en una especie de bolas fáciles de retirar.

Asimismo, recuerda que cuando cambies la arena es importante que limpies bien la bandeja dado que tanto el olor como la orina pueden filtrarse. Utiliza un jabón suave para que su olor no resulte agresivo para el gato.

Arenas ecológicas

Si te preocupa el cuidado del medio ambiente, en el mercado existen arenas ecológicas. Están hechas a partir de materiales naturales como pellets de madera, cebada, maíz… Son respetuosas con el medio ambiente, por lo que puedes desecharse por el baño en pequeñas cantidades. En la mayoría de los casos cuentan con gran capacidad absorbente y no llevan perfume.

¿Por qué mi gato no usa el arenero?

Una de las razones más comunes de que un gato no use un arenero es su ubicación. La bandeja tiene que estar en un lugar tranquilo y resguardado, a ser posible lejos de la comida y de las miradas del resto de los habitantes de la casa.

Busca un lugar en el que no haya ruido ni aparatos que irradien calor. Evita situarlo junto a la lavadora o el horno; el ruido molestará a tu gato y el calor potenciará el olor.

También puede ser que si cambias de tipo de arena a tu gato le cueste acostumbrarse. El olor, la textura… los gatos son animales de costumbres y les cuesta adaptarse a los cambios.

Prueba a mezclar el nuevo tipo de arena con la anterior para que tu gato se vaya acostumbrando de forma progresiva.

Si vas a salir unos días de vacaciones y vas a dejar a tu gato al cuidado de un familiar, recuérdale que limpie el arenero con regularidad. Puedes ampliar la información en este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *